LAS SIETE EMPRESAS MÁS GRANDE EN LA HISTORIA DEL UNIVERSO

  1. LAS SIETE EMPRESAS DE DIOS EN LA HISTORIA DEL UNIVERSO

Cuando nos ponemos a observar la majestuosidad de los designios de Dios, nos queda el asombro; ya que la mente y el entendimiento finito humano, no puede percibir tal majestuosidad infinita de Dios.

1° Los ángeles

2° La Creación de Las Cosas Materiales

3° La encarnación De Cristo

4° La Muerte Del Encarnado

5° La Resurrección Y Asunción Del Cristo Encarnado

6° Su Retorno en Gloria

7° La Creación Del Nuevo Cielo y De La Nueva Tierra

  1  Los Ángeles.

Los ángeles son el ejército de Dios y su número es indefinido y se cuenta de  millones de  millones. Entre ejército este ejército de ángeles, hay jerarquía y ministerio los cuales ellos cumplen fiel y obedientemente a su Creador. Entre este gran ejército de ángeles, están los que cumple funciones a favor de la  humanidad y especialmente a favor del pueblo de Dios. En estudios anteriores que escribí, se detallan mejor el ministerio y las funciones de los ángeles. Estos seres creados, existen desde mucho antes de la existencia del universo y de la  tierra misma. Dios prefijó para cada uno de ellos, un servicio el cual ellos cumplen con fidelidad y los hacen con gozo.

  1. LA SIETE MATERIA CREADA EN LA TIERRA

1° Agua

2° Tierra

3° Rocas

4° Vegetación

5° Metales

6° Carne

7° Fuego

2  La Creación De Las Cosas Materiales

La materia, es el elemento que la humanidad lo iba a utilizar en el transcurso de la vida en este mundo. Dios en su infinita sabiduría, creó la materia para el bien estar humano y conforme el hombre crecía en conocimiento y ciencia, la materia que Dios creó y dejo al servicio del hombre, formaría parte de su vida cotidiana.

1° Agua

El cuerpo humano, está compuesto por una gran cantidad de líquido sólido y es imposible su existencia sin agua. Por el hecho de que el cuerpo tiene un gran contenido de agua, el cuerpo  de por sí, pide agua cuando esta comienza a faltar. El agua es útil en todos los sentidos de la vida y sin agua el cuerpo humano, no pudiera existir.

2° Tierra

En las investigaciones científicas más reciente, se ha comprobado que el ser humanos fue creado de tierra. La tierra, es el hábitat de los seres vivo y especialmente de los seres humanos. Es en ella donde el hombre desarrolla su capacidad de ciencia, ya que la tierra contiene los elementos necesarios para dicho desarrollo

3° Rocas

La roca es una de las materias creada útil para la humanidad y en toda la historia de las civilizaciones, se ha utilizado como materia prima desde el principio para la edificación sea de elementos del hogar o  edificios y muchas otras estructuras. La existencia de rocas, es una bendición en nuestros días.

4° Vegetación.

La vegetación hace parte del plan alimenticio de Dios para  la humanidad; frutas y verduras. En las primeras generaciones, este era el alimento que Dios le dio al hombre y la mujer: (Gn.2:9,15-16). La vegetación cumple un rol importantísimo para la existencia humana; tanto en la alimentación, como en la producción de oxígeno para la subsistencia de los seres vivos (humanos, animales y áves).

5° Metales

¿Qué hubiera sido  de  nuestra civilización si no hubiera existido el metal? Durante todas las civilizaciones pasadas, el metal fue primordial; pero hoy día, tenemos medio de transporte lujoso por tierra y aire; y muchas otras cosas lujosas de uso humano, son hechas de este material. La comodidad del hogar, se debe a la existencia del metal.

6° Carne

La sexta materia es carne; vemos en este mundo, muchas especies de carne y entre estas especies, esta la humana; pero la mayoría de las especies de carne es para uso humano; es decir, para el alimento de la humanidad. Vemos por medio de las obras creada, un Dios de amor que se preocupa por sus criaturas los cuales, son obras de sus manos.

7° Fuego.

Solamente un ser inteligente y sabio, pudiera haber pensado y creado todo lo que venimos enumerando hasta aquí incluyendo el fuego; una materia indispensable para la existencia humana.

Estas criaturas humanas que el Creador hiso con el propósito de que tuvieran comunión con Él, son los que desobedecieron y pecaron trayendo sobre sí, la muerte y la ruina; pero, la sabiduría de Dios anticipó el medio de rescate para los seres humanos los cuales fueron obras de sus manos a los cuales, Él había provisto todos para sus subsistencias.

3 La Encarnación Del Hijo De Dios.

Sabiendo el Señor Dios con anticipación que la raza humana desobedecería su mandamiento, preparó de ante mano, unido y en perfecta conformidad con su Hijo Jesucristo, como el Cordero que sería inmolado por los  pecados de todos de aquellos que acudirían a Él. Para que este propósito se llevara a cabo, Él debería recibir un cuerpo humano semejante al nuestro (Hb.2:14-18; Jn.3:16; 10:5-7). Era necesario que Cristo recibiera un cuerpo humano, ya que en ese mismo cuerpo, el Señor llevaría nuestros pecados y culpas en su cuerpo y se ofrecería en sacrificio por todo nosotros.

4 La Muerte Del Hijo Encarnado

No habría rescate de los seres humanos sin la muerte del Hijo de Dios; ya que el pecado, demandaba la muerte del pecador, Dios en su inmenso amor, permitió la muerte de su unigénito Hijo en lugar del pecador. Aquí se manifiesta el amor del Padre y del Hijo por nosotros pecadores. Hoy la persona que acude a Dios arrepentido de sus pecados, la muerte de Cristo por él, le deja libre de culpa y Dios lo acepta como un hijo adoptivo con todo los derecho jurídico de hijo, y como hijo, heredero de Dios y coheredero con Cristo (Rm.8:16-17; Gl.4:7).

El Señor Jesucristo, es la propiciación por  nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por lo de todo el mundo (1°Jn.2:2)

5 La Resurrección Del Hijo Encarnado.

La resurrección del Cristo encarnado era necesario y obligatoria; ya que los profetas que anunciaron su muerte, resultaría en profetas mentirosos, pero, era Dios mismo por medio de su Santo Espíritu, quien anunció la muerte del Mesías encarnado.  La resurrección del encarnado (Jesús), es la garantía de vida eterna para todos aquellos que le ha recibido y creído en su Nombre; Dios lo acepta y recibe como hijo. Si el Señor no hubiera resucitado, nadie estaría a salvo de la perdición y muerte eterna; pero gracias le damos a Dios por Cristo nuestro Señor que ha triunfado sobre la muerte, el pecado y el diablo ¿Qué humano podría ofrecer semejante victoria a corruptos pecadores como nosotros? Solamente el Creador cuya naturaleza es amor, quien cuenta con sus propios recursos de redención. Sin embargo, miles de miles de personas, prefieren sus vanos y propios recursos y esfuerzos que no sirven para nada. El ser humano, se mueve dentro de los recursos materiales y, nada tiene para el futuro espiritual, es cual es eterno.

6 Su Retorno En Gloria.

El plan de redención de Dios, no termina todo ahí, Él prometió que prepararía un lugar glorioso, una ciudad donde la mano humana no ha tocado jamás, y cuyo arquitecto y constructor, es Dios mismo (Hb.11:10). Por medio de las señales de su venida que Él nos dejó escrito en su santo libro, la Biblia, creemos que su retorno en gloria es  eminente.

Cualquier persona, es dueño  de su voluntad, elije aceptar o rechazar la oferta de Dios en relación con la salvación. El profeta habló por medio de Dios mismo diciendo: “…He aquí pongo delante de vosotros camino de vida y camino de muerte”. Jr.21:8; Dt.30:15). Dios no envía a la persona a la perdición, sino que, la persona va por sí mismo; él/ella, elige su propio destino eterno. La voluntad de Dios, es que todos sean salvos y escapen de la perdición eterna; la persona se condena por sí mismo, solo al rechazar el único medio de salvación provisto por Dios (Jn.3:16-20).

7 La Creación Del Nuevo Cielo y La Nueva Tierra

Inmediatamente después del rapto de los salvos, este mundo será escenario de terribles sufrimientos y angustias. Mientras que los que creyeron y aceptaron la salvación provista por el Señor, estarán ausentes por toda la eternidad de los horrores que aquí se padecerá. Este mundo será literalmente un infierno, donde la raza humana sin Dios, serán juguetes de Satanás y sus demonios; serán atormentados como jamás han imaginado (Ap.6:14-17; 9:1-21).

El profeta Joel en el Antiguo Testamento, anunció la aparición de terribles seres infernales que devastaría la tierra y sometería a los humanos a terribles sufrimientos (Jl.1:6). El Señor no habló solamente de meros insectos (langostas) que vendrían asolar la tierra. Este texto, está en armonía con Ap.9:1-21.

Dios promete hacer nuevo el hogar del hombre donde mora la justicia y la verdad ¿Quién no anhela estar ahí? ¿Quién no desearía tener un hogar de verdadero reposo? El ser humano, ya demostró que no es capaz de ofrecer tal hogar.  Aparecieron muchos promeseros pero, ellos  mismos carecían de paz en sus corazones ¿Cómo podrían dar lo que ellos no tenían? Pero el Padre Eterno, si tiene para dar a todos los que le ama y esperan en Él.

En la obra creadora de Dios, vemos plasmado  su amor; porque no solamente vemos que Dios, sabía de ante mano que la criatura humana que el creaba le desobedecería y caerían en el pecado, sino que también necesitaban de un redentor para que le salvara de la condenación eterna. Las prisiones de oscuridad, no fue hecho para el ser humano, sin para el diablo y sus ángeles, pero el ser humano, al asociarse con el diablo por medio  del pecado, determina su propio destino en la eternidad. Por lo tanto, Dios proveyó en unión con la deidad, el sacrificio de expiación por los pecados de los seres humanos, que acudirían a Él arrepentidos.

¿Cuál es tu decisión después de leer esta exposición? ¿Aceptarías que el Todopoderoso estuviere para siempre con usted? ¿Permitirías que el Señor, transformara tu vida? Entonces has conmigo esta oración: “Señor mi Dios Eterno: Padre de Gloria, acepto a Cristo, ahora mismo como único y exclusivo Salvador de mi alma. Te acepto Jesús, públicamente; no me avergüenzo de ti; perdona mis pecados. Entra a mi corazón y trasforma mi vida. Lávame de todos los males y pecado que cometí en tu sangre preciosa, y ayúdame a que yo persevere hasta el fin de  mis días en tu camino, ayúdame a que yo pueda estar firme en medio  de tu pueblo- la Iglesia. Que sea bautizado y que sea lleno del Espíritu Santo. Escribe mi nombre en el Libro de la Vida. Te amo, Jesús. Gracias mi Dios, creo en ti y soy salvo a partir de ahora. Tu sangre limpió mis pecados. Amen”.

Para más información, escriba a reinaldodiaz077@gmail.com

Dios le bendiga grandemente

Anuncios